Las tendencias de diseño web están cambiando. Hace un tiempo se buscaba llamar la atención con diseños extremadamente vistosos, incluso aunque supusieran un tiempo de carga elevado. Hoy en día están en boga los sitios web con un diseño de interfaz sencillo y simple, tanto por ofrecer una mejor experiencia de usuario como porque tener un menor tiempo de carga mejora su posicionamiento SEO. Veamos algunos ejemplos de las tendencias para este año 2018:

Diseño responsive

​No es una novedad, pero las necesidades de los buscadores lo hacen de obligada utilización.

El número de usuarios que navegan por la red a través de dispositivos móviles aumenta exponencialmente, por lo que es vital que un sitio web se pueda visualizar de forma totalmente correcta desde estos dispositivos. Eso es lo que consigue el diseño responsive.

Flat design como diseño de interfaz

​Este diseño lo que busca es eliminar todos los efectos tridimensionales, centrándose en reproducir elementos planos. Además de simplificar los efectos, hace lo mismo con las tipografías y los colores, lo que consigue un diseño final simple, sencillo y minimalista.

Este tipo de diseño ofrece una enorme ventaja a la hora de rediseñar una página web para móviles con el diseño responsive que mencionábamos antes, puesto que las imágenes planas se trabajan de manera más sencilla que las tridimensionales.​

Hero

​Hace unos años lo más habitual era encontrar imágenes en formato slide, es decir, incluir varias imágenes en forma de presentación secuencial. Esto consume gran cantidad de recursos y requiere más tiempo para ser visualizado, por lo que la tendencia actual es la de incluir imágenes con ancho completo. Esto se conoce como Hero y consigue, con un solo vistazo, captar la atención de los usuarios

Es algo muy llamativo para integrar en las portadas de los sitios web.

Parallax

​Este efecto consiste en ofrecer la sensación al usuario de que, cuando hace scrollel fondo se mueve a velocidad diferente al contenido.

Ofrece una sensación muy interesante de profundidad, mostrando partes del fondo que de otra manera no se verían. Es una técnica que, a pesar de ser muy útil, se debe usar con cuidado, puesto que puede sobrecargar demasiado y distraer la atención del usuario de los contenidos.

Cinemagraphs

​Se consigue como una combinación de vídeo e imagen. El resultado es que la mayoría de la imagen es estática, pero hay algún elemento dentro de ella que posee movimiento. El ejemplo más visual es una cascada en la que el agua se mueve mientras todo lo demás se mantiene estático, o una imagen de una persona que se mantiene estática, pero pestañea o guiña un ojo.

Es un recurso muy simple, visual, que consume pocos recursos, fácil de crear y que llama mucho la atención del usuario. El usuario se sorprenderá al encontrarse frente a una imagen aparentemente normal, pero que de repente comienza a moverse. Sus cualidades principales son similares a las del vídeo pero es algo mucho más sencillo.

Tipografía

Al ser tendencia los diseños tan simples y sencillos, la tipografía se va a usar para dar un toque de originalidad a una página web. Es cada vez más habitual el uso de tipografías no estándar y handmade para ofrecer un estilo propio. Esto es así gracias a la gran variedad de tipografías sin coste que existen y a la personalidad que aporta todo lo “hecho a mano”.

En definitiva, las tendencias de diseño web para este 2018 están enfocadas a mejorar el diseño de experiencia de usuario. Se busca que el usuario encuentre todo lo que busca de manera sencilla, y no eclipsar el contenido con el diseño.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *